martes, 2 de diciembre de 2014

El festival se consolida como referente de alfabetización audiovisual


Un momento de debate en la ESAD Asturias
sobre el trabajo del actor frente a la cámara.
Sin olvidar sus orígenes como evento dedicado al cine y la televisión para jóvenes y niños en 1963, el Festival Internacional de Cine de Gijón se consolida en su objetivo de acercar la alfabetización audiovisual con la ampliación de las actividades de Enfants Terribles. Llegan a los talleres del FICX nuevas propuestas que permiten a los escolares conocer las herramientas básicas para manejar la información audiovisual, conocimientos que tienen la posibilidad de poner en práctica en las sesiones cinematográficas donde, a través del diálogo con los directores, aprenden a ver cine más allá de Disney y Pixar. A estas sesiones que alcanzan este año los 13.000 estudiantes, dos mil más que en 2013, se suma un taller de narrativa audiovisual, la posibilidad de otorgar un premio a uno de los filmes del festival a través de la opinión de un jurado joven y un cursillo de interpretación para los alumnos de la ESAD Asturias impartido por la actriz Irene Visedo. 


Alumnos del taller impartido por Sofía Catañón,
por Pensar Audiovisual.
El cursillo «El actor frente a la cámara» estuvo dirigido a jóvenes actores para formarse en la interpretación en cine y televisión, y “coger confianza con ese otro que es la cámara”. Llevado a cabo en las salas de la ESAD y el Teatro de la Laboral, los alumnos se desenvolvieron en un ambiente íntimo para «trabajar la sombra y el ego». Visedo lo explica así: “Esto va de creer en uno mismo. En el proceso los alumnos han ido ganando seguridad, dejando atrás los monstruos ficticios con los que llegaron”. Más que una clase, la actriz “compartió su experiencia con otros compañeros” lo que cree muy efectivo, y les animó a “moverse a la capital que es donde está el curro de actor”. El trabajo que hay tras la cámara se estudió en el taller de narrativa audiovisual impartido por Sofia Castañón, escritora y realizadora de la productora Señor Paraguas, donde los escolares trabajaron sobre diferentes conceptos básicos del lenguaje audiovisual. Los conocimientos de Castañón en la narración de historias ayudaron al alumnado a conocer los secretos del guión y como llevarlo a cabo sirviéndose de nuevas tecnologías a su alcance.



Una alumna del IES Monte Naranco pregunta al
director en una de las sesiones.
Enfants Terribles, la sección más mimada del festival “cubre un importante hueco que existe en nuestro país, la exhibición de películas para los más jóvenes que no sean productos meramente comerciales, ofreciendo una abrumadora proporción de títulos de producción europea respecto a otras nacionalidades”. Las películas de esta actividad tocan temas diversos y no en pocas ocasiones se acercan a problemáticas y experiencias vitales de la juventud en la actualidad. Ivan Ikic es uno de los directores que acompañó en el debate a los noveles espectadores tras la exhibición de su película “Barbarians”, que toca el fenómeno de los hinchas de fútbol en un marco como la independencia de Kosovo. Durante el debate, los jóvenes conversaron y saciaron su curiosidad sobre este y otros temas desarrollados en la cinta. Los brazos en alto reclamaban turno de palabra para aclarar inquietudes de lo más trascendentales. ¿Crees que es más poderoso el sentimiento de pertenencia al grupo que la conciencia del individuo?, preguntó Roberto Fernández, alumno del Instituto de Enseñanza Secundaria Monte Naranco de Oviedo. Él, como otros compañeros, cree que las sesiones de cine son “otra forma más atractiva de aprender, que además es interesante y me despierta nuevas inquietudes. En este caso la película tiene bastante carga ideológica, hemos hablado sobre el racismo y he aprendido algo sobre Servia”. Son, en todo caso, películas con mensaje“los chicos canalizan un problema y toman el control de su propio cambio”, comenta el director.


Ambiente de una de las sesiones cinematográficas
con la presencia del director.
Otro director que ha estado presente en esta actividad es Mark Monheim con su película “About a girl”, en la que una joven ronda la idea del suicidio. El director alemán ve el cine como “un elemento transformador de las ideas preconcebidas de la juventud”. “Creo que la adolescencia siempre ha sido problemática. Es un momento en que los padres dejan de tomar decisiones por ti y tú mismo debes buscar quien eres. Además, hoy día en España hay una crisis y se debe prestar mucha atención a la juventud, que es el futuro”, comenta al respecto Monheim. Y prosigue: “Ya que no hay reacción a nivel estatal ante la problemáticas juveniles creo que la escuela debería asumirlas, si no los estamos perdiendo. Por ejemplo, en Alemania el tema de la homosexualidad ya se debate entre los jóvenes, y aquí, por la reacción que han tenido al ver en el filme un beso entre dos mujeres, veo que queda mucho trabajo por hacer y el cine puede ayudar en esto”. A estos talleres y sesiones les acompaña cada año una guía didáctica desarrollada por el escritor y crítico de cine español Jesús Palacios, con la que los alumnos tienen la oportunidad de prepararse las temáticas de cada película y reflexionar sobre ellas tras su visionado. Con todas estas actividades dedicadas a jóvenes y niños el festival guiña un ojo a sus inicios y promete "continuar apostando fuerte por la alfabetización audiovisual en Asturias y comunidades de alrededor", ya que este año las actividades del FICX dedicadas a escolares han pasado la frontera asturiana y llegado hasta centros de Galicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada