martes, 2 de diciembre de 2014

El Festival Internacional de Cine de Gijón como ‘preseleccionador’ a los Oscars


La 52 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón ha llegado a su fin. La “butaca de oro” ya tiene dueño y el resto de premios también están repartidos. Pero, ¿qué ha hecho que algunas de estas películas tengan más peso en su maleta de vuelta? Hemos hablado con los jurados de varias secciones para saber el porqué. “La fórmula exacta es imposible” comenta el director, productor y guionista Valentí Figueres, ahora jurado de DOCUFIX. En lo que a cine documental se refiere, para Figueres la clave es que la pieza esté “impregnada de verdad”. Pero, hablando de cine en general, hay para estos jurados unos elementos comunes imprescindibles, tanto si es largometraje de ficción o documental, cortometraje, experimental o de animación.

Para el Jurado Internacional, integrado por los directores Santiago Zannou y Cristóbal Arteaga, la programadora Hebe Tabachnik, el actor Alberto Ammann y la actriz Natalia Verbeke, el elemento común de una buena pieza cinematográfica es su capacidad de resonancia en el espectador. Destacan también otros elementos de forma individual. Para Alberto Ammán es importante este “impacto emocional e intelectual” producido por la película, pero también se siente atraído si experimenta “cierta cercanía ideológica”, y se fija, por supuesto, en “la interpretación de los actores”. Cristóbal Arteaga tiene una opinión diferente a Ammán. Quiere lejanía, y aprovecha para “conocer otros mundos y experiencias a través del cine que no haya vivido antes”. Por esto pide como máximo requisito al director “originalidad y valentía en su propuesta”. Admite no ver la pieza igual como jurado que como espectador: “El ser jurado te obliga a diseccionar la película, yo soy analítico como espectador pero entiendo que no todo el mundo lo es”.

Amber Wilkinson, Eduardo Guillot y Victoria Smirnova,
Jurado FIPRESCI.

Para la actriz Natalia Verbeke, un buen filme debe “tener controlado todos sus ángulos, desde el guión a las interpretaciones”. Pero sobre todo “que la película me atrape, me emocione, que me provoque, tanto atracción como rechazo”. Santiago Zannou, que se encuentra por primera vez en esta posición, descubre que “como jurado abres otras puertas de reflexión que no ocurre como espectador”. Como público le gusta “que le provoquen”, pero en esta nueva responsabilidad intenta respetar todas las profesiones y fijarse en la propuesta de cada una de ellas”. Cuando se apaga la luz y se enciende la pantalla Hebe Tabachnik “experimenta un placer casi erótico cuando una película es redonda. Cuando cada elemento trabaja al unísono al servicio de la historia”. Pero aclara, “todo es subjetivo”. A la programadora es muy difícil sorprenderla pues pasa “casi todas las horas de su día viendo películas”. Por eso valora la originalidad y “encontrar en la cinta la magia del cine”, que la haga “viajar a un espacio, a un corazón, a una tierra, a una ideología...”

Para dos de los jurados de cortometraje José Esteban Alenda y Beatriz Sanchís el elemento principal es la capacidad de sorpresa. “No importa si se encuentra en una historia original, en la dirección de actores o en la apuesta visual” concreta Alenda. Pero esta “idea original y arriesgada, debe de ir acompañada por un punto de vista marcado, que nos llegue y nos emocione”, añade Sanchís. Que “el director esté al servicio de la historia” y “sugerir más que mostrar” son otros dos elementos incondicionales para Alenda. El Jurado FIPRESCI, de la Federación Internacional de Críticos Cinematográficos, se caracteriza por apoyar al cine como arte y como forma de expresión autónoma. En tanto que críticos cinematográficos, los integrantes que conforman este año el jurado, Amber WilkinsonEduardo Guillot y Victoria Smirnova, destacan como elementos imprescindibles la originalidad y la frescura. “No tiene porque ser una película perfecta, pero valoramos mucho que el director tome riesgos e intente ir más allá”, argumentan.  El Festival Internacional de Cine de Gijón es uno de los cuatro únicos festivales en España que la Academia de Hollywood reconoce como ‘preseleccionador’. Así que, tras escuchar a estos expertos parece que, en este momento de explosión audiovisual, la originalidad y la emoción del filme son las pieza clave de una obra cinematográfica con grandes posibilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada