viernes, 28 de noviembre de 2014

Santiago Zannou: El dragón frente al espejo


Cierra el ciclo de clases magistrales, por las que han pasado Terry Gillian, Brillante Mendoza y Bill Plymptom, el joven director madrileño Santiago Zannou. Su filmografía es, por el momento, corta. 3 películas: El truco del manco, La puerta de no retorno y Alacrán enamorado, un documental sobre La Roja y dos cortometrajes.

Los argumentos de estas cintas son diferentes. No pasa lo mismo con su esencia, su discurso. ¿Y eso por qué? Porque hablan del propio director, de lo que ha vivido y ha marcado su vida. Se agarran a Zannou 4 temas: el racismo, que le persigue desde niño por ser mulato en Madrid; la inmigración, que vive a través de su padre desde que éste abandonó su vida en Benín para instalarse en España; también la vida «amiga y dura» de barrio en el extrarradio de la capital, y los golpes de la vida, tras los que el director anima a levantarse. Como aquel día en que se dio cuenta de que su sueño de ser futbolista nunca se materializaría.

El director es sincero, consigo mismo y con el público. Su declaración de intenciones queda claramente expuesta en los 3 primeros minutos de todas sus cintas: «No importa las veces que nos pegen, no importa las veces que nos tiren, sino las que nos levantamos para seguir luchando». Con este discurso comienza Alacrán enamorado, su último filme. De nuevo los golpes de la vida. Y el racismo. Y el barrio...

Santiago Zannou.
Por Pensar Audiovisual para el FICX.

Zannou encontró el título perfecto para su clase magistral: «La verdad delante y detrás de la cámara». Pero para llegar a esta verdad, avisa, primero hay que enfrentarse al dragón y conseguir situarlo frente al espejo: «El dragón eres tú. Tus miedos y el ego, las cicatrices y la lucha, las verguenzas y las ilusiones... Si eres sincero contigo mismo y logras enfrentarte a él, el reflejo te devolverá la esencia de lo que quieres contar en tus películas. Esa será tu guía y punto de retorno para no desvincularte nunca de lo que quieres expresar en tu película desde el primer momento. Tu verdad»

Esta es para Zannou «la esencia del cine. Al menos de su cine». Por eso no acepta guiones que aunque sean un caramelo no cuentan «su verdad». No le tocan. «No puedes contar algo que está lejos de tí. El espectador notará la mentira. Debes contar algo que está dentro, vivido o sufrido. Escucha a tu intuición», argumenta Zannou. Advierte entonces que si algún día le ofrececieran dirigir Spiderman, «el protagonista será un chico de barrio, negro y maltratado por el racismo».

¿Cuál sería el tema de tu película? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada