sábado, 29 de noviembre de 2014

El cine asturiano se une para ver la luz a este lado de El Negrón


El cine en Asturias pasó años sin ver la luz a este lado de El Negrón. Cineastas, actores y equipo técnico han cruzado al otro lado del túnel para trabajar. Otros se han quedado para sacar adelante esta rama artística tan poco mimada en esta comunidad autónoma. A pesar de los golpes bajos que ha sufrido el cine español últimamente, España es el cuarto país europeo con mayor producción cinematográfica, solo por detrás de Francia, Reino Unido y Alemania, y octavo del mundo. Pero este favorable dato no se ve reflejado en las ayudas al sector desde las administraciones públicas. Tampoco en Asturias, donde son varias las voces que claman por más apoyo económico, de infraestructura o leyes que lo protejan.

«No solo se siente la falta de ayuda económica para el sector desde la política asturiana, también la falta de leyes que obliguen a contratar un mínimo de equipo autóctono, como se hace en otras comunidades autónomas, y la creación de infraestructuras para una tierra llena de posibilidades para la filmación de películas», se escuchó en la mesa de Gran Angular Asturiano, realizada en el marco del Festival Internacional de Cine de Gijón, en la que participaron el director Francisco Prada, la directora de AEPA (Asociación de empresas de producción audiovisual del Principado de Asturias) Carmen Comadrán, y el director y guionista Jose Antonio Quirós.

Suplen este vacío organizaciones como AEPA y el Clúster Audiovisual de Asturias, que agrupan y apoyan a diversas empresas relacionadas con el sector audiovisual asturiano, o la renacida Asturias Film Commision, cuyo objetivo es promocionar Asturias como un plató natural, y dar visibilidad al sector audiovisual fuera de la región. Con la acción de éstas y otras organizaciones del sector audiovisual asturiano, el Festival Internacional de Cine de Gijón ha querido abrir un espacio que «pretende consolidarse como punto de encuentro del cine asturiano y facilitar así el desarrollo de proyectos conjuntos». Esta colaboración, que ya viene de años entre el festival y las organizaciones, se consolida este año con la celebración de los primeros premios Gava, dedicados al audiovisual asturiano, y el impulso de una red de networking y un foro de coproducción entre México y Asturias, que ha traído desde el otro lado del Atlántico empresas con la intención de fomentar la creación conjunta de proyectos audiovisuales. Actividades que «para ser el primer año, han dado resultados muy positivos», resalta Carmen Comadrán desde AEPA.

Resumen de ayudas al sector audiovisual por CCAA en 2013. 

«Las empresas deben asumir que éste es el momento de implicarse, pues entre todos podemos sacar nuestra industria audiovisual adelante. Tenemos todos los requisitos para triunfar», argumenta Comadrán. Esta unión parece más que necesaria en el momento actual, ya que según la FAPAE Asturias es la comunidad autónoma que más ha visto mermadas sus ayudas al cine en 2013. A diferencia de vecinos como Galicia y País Vasco, que son de las comunidades que más fondos públicos destina a la industria audiovisual y cinematográfica en España.

Se recuerda en la mesa que «en los últimos años, desde la administración se han retirado ayudas y convocatorias». «Habría que revisar bien los datos, pero está claro que la ayuda desde la administración es prácticamente cero en comparación con otras comunidades autónomas» argumenta Comadrán. El director asturiano Francisco Prada cree que esto se debe a «la falta de sensibilidad por parte de los políticos hacia la industria cinematográfica asturiana». Y prosigue: «Hasta el pueblo más pequeño de Francia tiene su propia financiación y conciencia cultural, lo que crea industria. Aquí en vez de poner dinero te invitamos a una fabada y ponemos actores guapos para hacer la foto. Es necesario que nuestros políticos e instituciones hagan caso a los que sabemos de esto. Y por nuestra parte, deberíamos dejar de ser francotiradores contra nosotros mismos y empezar a creernos que somos grandes».


Profesionalizar el cine en Asturias es uno de los objetivos más deseados en el sector autóctono, pero se divisan obstáculos. «Estar dado de alto como autónomo es lo mínimo. Debemos reflexionar todos sobre esto» se comenta. Y es que el audiovisual es una industria potente que ha demostrado dar beneficios, en la que por cada euro invertido vuelven entre seis y diez. «El dinero para producción de cine en Asturias viene de la televisión, las entidades de financiación y el mecenazgo», destaca Prada. «La TPA es uno de los grandes apoyos económicos que ha sacado de la prehistoria el audiovisual asturiano. Es fundamental para nosotros», comenta el director asturiano afincado en Madrid Gerardo Herrero, ganador con su cortometraje Safari de uno de los primeros premios Gava, los cuales cree fundamentales como escaparate para crear aficción al cine asturiano. 

Y prosigue: «El cine hay que protegerlo. Si hubiese más apoyo seduciría a más productores, pero claro, se van a donde les pongan más facilidades. Y los directores no hacemos cine con la subvenciones sino que gracias a ellas no nos arruinamos del todo. Hace once años, cuando me fui a Madrid, el único referente de cine en Asturias era el Festival Internacional de Cine de Gijón, que hoy continúa teniendo un papel fundamental como punto de encuentro. Pero actualmente vemos que hay muchos más referentes»

Las ganas están. «Estoy deseando poder traer un gran rodaje a Asturias, con actores potentes. Sería un privilegio. Con o sin ayuda», concluye Herrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada